INGREDIENTES DE UN PASTEL CORONADO CON UNA GUINDA PERFECTA

En julio del año pasado decidí volver a montar en bici después de varios años sin hacerlo, a pesar de las recomendaciones de varios médicos para que lo dejase debido a las lesiones óseas de columna.
Fue un verano a la vieja usanza, al más puro “Verano Azul”, con sus silbidos mientras montaba, calor, sudor, mosquitos… con una sensación de libertad y de vuelta a la niñez espectacular.

Solamente con esta experiencia veraniega ya compensaba la inversión en la bici que me acababa de comprar. Lo que no sabía yo es que unos meses más adelante, para ser exactos el 15 de noviembre (aún conservo el WhatsApp) la bicicleta me iba a aportar una de las experiencias más gratificantes de mi (poco aburrida) vida.

Jose me comentó que le gustaría formar un equipo de personas con distintos perfiles y lanzarnos a la locura de hacer una carrera en bicicleta llamada “Orbea Monegros” (era la primera vez que oía hablar de ella), el objetivo: dar visibilidad al cáncer de mama metastásico.

Ya os podéis imaginar cual fue mi respuesta: ¡Vamos pa'lante!

Así que, para mí, la Orbea Monegros comenzó a finales de noviembre, no estaba preparado físicamente para hacer algo así y quería entrenar y prepararme para no sufrir de más y llegar a la meta sonriendo ;-)

“Mi” Orbea Monegros me ha supuesto muchísimas cosas, pérdida de peso (10 kg), mejor estado de forma, diversión encima de la bicicleta, etc… pero destaco dos por encima de todo:

  • La cantidad de (buenas) personas que he conocido preparándome desde diciembre hasta abril y,
  • Formar parte de un equipo de personas como el de Retos4Cancer (al que conocí unas horas antes de la salida de la Monegros) que, como decía, me ha aportado una de las mejores experiencias de mi vida.

48 horas de convivencia con todo el equipo en los que la solidaridad, las sonrisas cómplices, la hermandad y el buen rollo fueron los ingredientes de un pastel coronado con una guinda perfecta: durante unos días el cáncer de mama metastásico apareció en varios medios de comunicación gracias a 15 personas que lo único que hicimos fue pedalear y divertirnos.

Desde este medio quiero dar las GRACIAS a todos mis compañeros del equipo. Pedalearan o no, TODOS son una pieza fundamental en esta hermosa locura: Eva, Elly, Gonzalo, Jose, Juanjo, Laura, Luis, Nacho Barroso, Nacho Sanz, Natalia, Manu, Paula, Pepo y Samuel.

Y por supuesto quiero dar las GRACIAS a Julio Jiménez, sin su paciencia durante estos meses de preparación no habría cogido la forma necesaria para poder acabar dignamente la Orbea Monegros. Para mi es también parte de Retos4Cancer aunque no nos acompañara en Sariñena esos días.

A todos a los que os “pique el gusanillo” deportivo os animo a hacer algo diferente, a que os aventuréis a hacer vuestro particular reto, ya sea más o menos ambicioso, pero hacerlo. Merece la pena prepararse y disfrutar del camino para poder llevarlo a cabo.

Y si necesitáis una mano amiga ya sabéis donde estamos los locos de @Retos4Cancer ;-)

¡A por ello!

Víctor Rodríguez
@vrito4
-Equipo: @retos4cancer
-Imágenes: @samuel.rodriguezgarcia / www.dr1producciones.com
-Reto: Orbea Monegros, 28 abril 2018, 117,7km en bici por el Desierto de los Monegros para apoyar la lucha contra el cáncer de mama metastásico


Otros posts