SU RUDEZ, MI SONRISA

Quizás algún día me siente, escriba, dé vida a unas letras pobres, quizás llegue este día, o simplemente esté empezando a escribir, ese día en el que decidí hacer las paces, con una montaña, que tantos recuerdos me regalaba de mi padre, recuerdos de niñez, de largos paseos y enormes montañas compartidas, rodeado de esa ruda gente, gente que amaba el monte, gente terca, de corazón enorme, que me enseñaron y curtieron, dando rienda suelta a mis pensamientos, mientras me forjaba como persona... Los años fueron los que se encargaron de educarme, de llevarme entre rebeldías y sumisiones a mi yo de hoy, un yo que no dista demasiado a esos viejos montañeros, con los que en mi infancia me crié.

Siempre digo que mi correr no es contra un reloj, ni contra mí mismo, no pretendo superarme, ni rebajar marcas, simplemente quiero disfrutar de mi, de la tierra húmeda, del sol en la espalda, del frío en la cara, disfrutar del sentirme vivo en la montaña, en el asfalto, en ese camino tan maravilloso llamado vida, vida que tanto me regala, en forma de momentos, en forma de personas.... Personas de las que con mi silencio, aprendí a escuchar, descubriendo sus matices, sus palabras, sus vivencias, aprendiendo el porqué de sus motivos, de su carisma, de su alma, entendiendo que no eran grandes por quienes eran, sino por su enorme corazón envuelto de dulce sencillez. Paula @vivircorriendo, Victor, Alex, Carmelo, Miquel, Paco, Raquel, Marta, David, son algunos de esos tantos nombres con quienes crucé camino, aprendiendo que en mi entender, en el deporte, la amistad, el compañerismo, la solidaridad, son reglas básicas para afrontar el éxito, ese éxito personal que tanto anhelamos y que a base de esfuerzo y sacrificio nos regala tan buenos momentos.

Sea como yo mismo, rodeado de mis amigos, en el monte, disfrutando de momentos inolvidables, guardados en el cajón, ese cajón, que abriré, en mi vejez para recordar con mis nietos, o como Cuco, ese tipo tímido, que se esconde detrás de una nariz roja, que simplemente, es feliz cuando se quita el maquillaje, recordando, las sonrisas robadas, a ese público que incansables, nos animan en las carreras, sin pedir nada a cambio, sea como sea, sólo sé, expresar gratitud, a todo lo que engloba, esa hermosa palabra conocida como.....deporte.
Gassssssss!!!!!

Cuco
@marcsimo


Otros posts