NYC MARATHON

En 2010, cuando me mudé a NYC, no tenía ni idea de la grandeza de la maratón de NYC (ni tan siquiera era un runner!) si bien había oído que era “el sitio a estar” en el mundo del deporte popular. Así, en 2012 decidí dejar de un lado el fútbol y me inscribí en dicha prueba, estaba decidido a correrla, me sentía preparado para dicho reto. Lamentablemente llegó Sandy, un huracán que dejó cientos de muertos tras su paso por la Costa Este y obligó a la organización a cancelar la carrera. A pesar de la desilusión y decepción por no haber podido correr la maratón después de haber entrenado por más de 14 semanas consecutivas para ello, tan solo un año más tarde ahí estaba, en el cajón de salida junto a otros 50.000 corredores de todo el mundo, con más ilusión si cabe, dispuesto a correr por primera vez esta carrera, y honestamente, fue un millón de veces mejor de lo que jamás me había imaginado.
Esta carrera cambió mi vida.

Llevé la medalla en mi bolsillo durante una semana! Fue una sensación increíble. Se me pone la piel de gallina con tan sólo recordar esos momentos, caminando por las calles de New York de vuelta a casa, recibiendo miles y miles de “congratulations” o “good job” de new yorkers al ver la medalla en mi pecho, haciéndote sentir orgulloso de haber completado “su carrera” y tu objetivo.

De alguna manera, empecé a pasármelo mejor y mejor cada año, unas veces entrenando solo, otras bien acompañado, unas veces luchando contra el crono, contra el mal tiempo, contra más de una buena resaca, y otras feliz, disfrutando de poder salir ahí fuera a darlo todo, y así, este año voy a por mí quinta maratón de NYC consecutiva, esas 26.2 millas que separan Staten Island de la meta en Central Park.

El primer domingo de Noviembre, la TCS NYC maratón es el mejor sitio para estar en el mundo. Crearás un millón de cuentos en un solo día que te acompañarán de por vida. Y en mi caso, desde esa primera vez, siempre corro con la misma camiseta, orgulloso de llevar conmigo a mi padre, Paco Fernández Ochoa y a mi pueblo, Cercedilla.

Obviamente completar el plan de entrenamientos de 14-16 semanas de entrenos es muy duro, obviamente os requerirá muchos sacrificios y muchas luchas internas contra vuestro “yo perezoso”, pero os puedo asegurar que merece y mucho la pena. Así que si me estáis leyendo, dejad ya el móvil, Ipad o revista, calzaros las deportivas y salid ahí fuera a disfrutar de las pequeñas cosas, a correr!!.

Francisco Fernández-Ochoa
@franfdez8a


Otros posts