EL CICLISMO ES MI ESTILO DE VIDA

La bicicleta... Que ilusión me hacía cuando de pequeña mi hermano mayor me dejaba pasearme con su bici! Entonces no sabía todavía que en un futuro pedalear me haría tan feliz, que gracias a ese "clack-clack" de las calas se dibujara una gran sonrisa en mi cara cada vez que saliera a montar! Y, sinceramente, no sé exactamente en qué momento de mi vida me di cuenta que el ciclismo no es sólo ir en bici... es mi estilo de vida.

Hace un poco más de 5 años empezó mi aventura como ciclista. Mis primeras rutas me parecían casi maratones a pesar de que en realidad estaba dando la vuelta a la manzana jajaja. Y aquí viene lo que me hizo enamorarme de ese deporte... cada vez que salía veía cómo poco a poco iba progresando, cómo iba subiendo más rápido e iba llegando más lejos. Me di cuenta que si me esforzaba no había cuesta que no se pudiera subir... y si a la primera no salía no pasaba nada, lo intentaba las veces que hacía falta para conseguirlo. Y empecé introducirlo en mi día a día... si aparecía algún problema en mi vida me lo tomaba como si fuera una rampa muy fuerte. Y sólo dependía de mí si conseguía subir arriba o me quedaba abajo mirando a ver si la rampa se aplanaba sola. Os cuento un secreto... nunca se aplanan jajaja. Siempre fui muy decidida y tengo carácter fuerte pero el ciclismo me enseñó constancia, disciplina y que los límites no existen

Los límites... nunca hubiera dicho que desafiarlos pudiera ser tan placentero! Tuve  momentos críticos en algunas cursas, momentos en los que estuve a punto de abandonar la carrera. Pero a cabezona no me gana nadie jajaja. La primera vez toqué el límite en la carrera en Arfa en mayo del 2016. La prueba más dura de todo el calendario de las cursas de la Copa Catalana de Enduro. Por algo la llaman Only the Braves. Puedo decir abiertamente que el segundo día de la carrera me faltó nada y menos para abandonar. Pero descubrí que cuando aprietas los dientes y secas las lágrimas te viene una fuerza extraordinaria que te empuja hacia arriba y no te deja tirar la toalla. En el momento de cruzar la línea de meta aquel día sabía que puedo con todo lo que me propongo. Y no importa las veces que me caiga... me levantaré y seguiré mi camino, siempre adelante y con una sonrisa. 

Los ciclistas estamos un poco locos... Porque hay que estar loco para subir puertos de 20%, tirarse por barrancos, levantarse a las 5 de la mañana un domingo para salir a pedalear sin importar si llueve, nieva o hace calor. Bendita locura... no la cambio por nada!!! 

Y sabéis el dicho de Confuncio:
"Escoge un trabajo que te guste y nunca tendrás que trabajar ni un solo día de tu vida"?
Pues hace un año, gracias a mi pasión por las bicis, empecé a trabajar en Terrabike, una tienda de bicicletas de Terrassa. Sólo puedo decir que Confuncio no se equivocó. Una de las cosas que más satisfacción me dan es ver la cara de ilusión cuando entrego las bicicletas a sus dueños. Me sacan una sonrisa cada vez que veo esa alegría en sus ojos cuando ven a "su niña". Así que para mí el ciclismo no es un simple deporte, no es sólo dar a los pedales y hacer girar las ruedas. Para mí el ciclismo es constancia, es llegar cada día un poco más lejos, es conocerme a mí misma, es conocer a la gente extraordinaria que comparte tu locura, es desafiar mis límites y mil cosas más que se puede resumir en una solo palabra: FELICIDAD

Marga
@gosiunia22


Otros posts