Gracias a MI YO DESCONOCIDO
-Monegros, abril 2019-

Voy a escribir 4 líneas porque sencillamente quiero expresar que me siento Feliz, MUY Feliz porque he realizado una prueba que jamás pensé que podría hacerla. Hay una frase mágica, que dice "el límite lo pones tú" y puedo certificar que así es….

Empezó con la insistencia de mi marido que creía más en mí que yo misma, y me apunté pensando que bueno…no perdía nada…y que “quizás a lo mejor lo hago”, sin creerlo mucho, pero entonces, empecé a entrenar, poco a poco…días sin ganas, con cansancio y a veces desánimo, pero intentando ser constante, y esa constancia más el empuje de todos vosotros, mi entorno, que no ha sido poco, me fui animando y superando un poca cada día, hasta los que me decían que “estaba loca” con todo el cariño, me fueron empujando al “¿y por que no?” hasta que llegó el gran día, la META

Llegar al punto, bajar bicis, el ambiente que se respira por todos los costados, huele a deporte, entusiasmo, energía, pureza, alegría, resistencia, sacrificio etc, etc etc… la recogida de dorsales, el equipo, las ganas, los super nervios, la incertidumbre, todo mezclado como una bomba.…las calles con la gente que se implica muchísimo y no paran de darte ánimos, los compañeros yendo a sus posiciones, ir y venir, correr y, por fin, posicionarse en el cajón de salida.

Y partir de un “bang”…empieza el Gran Momento!, es un recorrido de color, pureza, olor, campos de siembra que balancean con el aire, que te acoge con calidez al principio, pero no es tan bonito..… empieza la dureza de la prueba,..…eso parece que a va ser difícil, “poco a poco” me digo, y así empiezo a mi ritmo, en el km11.5, primera dificultad, caída al suelo, al girar con gravilla, mano y rodilla izquierda fastidiadas, no lo suficiente para no poder seguir pero sí para pensar en “Dios Mío, no puede ser que no me deje continuar esto”.

Seguimos avanzando al buen paso y ritmo, un constante de ambulancias van apareciendo por el camino, eso me asusta y me sorprende, no contaba con ir viendo ese movimiento, pero hay 8.000 inscritos con lo que es fácil que hayan desmayos y caídas, …vayamos tirando….los avituallamientos te salvan durante un corto ratito, están muy bien preparados, tienen de todo, fruta fresca, dulces, frutos secos, bebidas energéticas, agua….

Un pequeño parón para reconfortarte con los compañeros que sufren tanto como tú, además tengo la suerte de tener uno personalizado, los amigos, Angel, acompañado de la pequeña Paula con una botellita de Powerade , que están allí para darte fuerza ánimo y una sonrisa al grito de campeona, que fuerza da para un buen rato!.

Hasta que me encuentro y me enfrento a la primera gran cuesta, 556m el “alto de Piedrafita” pero consigo siempre a mi ritmito subir bien, participantes con la bici en mano a cuestas, caminado exhaustos… pero seguimos, y seguimos con los falsos llanos, cuestas, piedras, y de repente una bajada que te da el respiro, aire de nuevo, fuerza, energía, descanso, hasta el próximo avituallamiento, allí casi sin parar, seguimos ahora con mucho mas viento, el “cierzo” nos acompaña durante 40km en contra, el polvo de la arena no te deja ver los participantes que tienes delante, pienso que no voy a poder seguir, solo un momento, y sigo, para un poco el aire y ya me enfrento a la recta final, los últimos 10 km, una recta que nunca había visto una tan larga, nunca acaba...mi mano izquierda no tira, tengo el dedo gordo dormido, me duele la rodilla y la cadera, ¡eso no acaba!... pero el final está cerca, se palpa, se intuye, te medio acaricia.

Y por fin, después de esa larga recta, visualizas la entrada a Sariñena, se oyen gritos, aplausos y eso empieza a animar, deja de doler la mano, la rodilla, la cadera, no sientes dolor, sientes que estás casi al final, y último giro y aparece, GIGANTE, el puesto de entrada para los que terminan, LA META, qué GRANDE, cuánta emoción, cuánto sufrimiento, cuántos "casi no puedo", cuantos “empuja, tira, adelante, puedes, no te rindas” y de repente todas esas sensaciones negativas desaparecen, como por arte de magia, alquimia en estado puro, se transforman en positivas, ALEGRÍA, EMOCIÓN, ORGULLO, SATISFACCIÓN, ESFUERZO, SACRIFICIO, LLANTO, porque lloré y mucho, unas lágrimas con un sabor dulce y finalmente FELICIDAD, total y absoluta por un logro. Conseguido, después de mucho esfuerzo.

Gracias a tod@s los que me habéis acompañado, aguantado, apoyado o no, jajaja porque esto también motiva!

Y también gracias A MI YO desconocido y fuerte que me ha dado tanto.

Nuria
@nulinuli
@ergodinamica


Otros posts