NY MARATHON

Sin duda la palabra maraton es sinónimo de NY, es el Maraton !

https://www.tcsnycmarathon.org/

He estado en BCN, Madrid, Sevilla, Valencia, Berlin, Amsterdam, pero después de esto nada es igual.

El New York New York de Frank Sinatra, los gritos continuos durante los 42k de los más de 2M de personas que pese a la lluvia se dejaban la garganta animando sin cesar, los más de 12000 voluntarios, los miles de policía NYPD, los más de 150 puntos de animación más los que de modo voluntario salen a la calle a animar con una trompeta o un tambor, también muchos con sus móviles con amplificador, los avituallamientos cada milla a ambos lados de la calle, tantas cosas suman y hacen que esto sea único.

El maratón inicia muy temprano, a las 6:15 ya nos recoge el bus que nos traslada a la línea de salida, es un desfile de homeless, digno de ver, todos vamos con ropa vieja que más tarde se tira pero es un momento curioso. Me trae algo de recuerdo a lo que sucede en BSS, logísticamente es un evento complicadísimo y a veces me cuestiono si somos “masocas” y esas cosas son las que, cuanto más complicado, más gusta a los runners, pero a simple vista es algo complicado. Una vez sales y cruzas el puente y entras en Brooklyn es impactante, está la calle llena y te animan sin cesar como si fueses el Número 1.

Sinceramente, es un maratón para vivirla y disfrutarla, por contra no la recomendaría para competirla.Su circuito duro, su dificultad para calentar bien o acceder bien a la salida más lo que te pierdes si vas en modo competición decanta la opción 100% en salir, sonreír y disfrutar. Yo incluso opino que no es un maraton, NY es una fiesta del Running, es un homenaje a los runners es una fiesta. Igual que al que le gusta bailar va a una sala de baile o discoteca, los runners tienen en NY su mega fiesta y es que no sólo es correr y pasarlo bien, es que sentir todo esto es increíble, jamás vi tantos niños, familias, etc,…Gente desde sus casas con altavoces para animar, abuelas con paquetes de pañuelos, niños emocionados alargando sus manos para que les choques, bandejas con plátanos, aguas, etc,…
Es ensordecedor, 42k así sigue y sigue,…

Hasta el km20 es muy fácil un circuito favorable lleno de publico que te llevan sin darte cuenta, pero al llegar al km 20 la cosa empieza a complicarse, puentes y dureza continua generan que el maratón se pone duro, queda una media maratón y es muy diferente a la primera parte. Pero la animación no cesa, el ambiente sigue siendo espectacular, además es un lujo poder pasar por tantas zonas y tantos contrastes durante los 42k

Hay que destacar que al contar 26 millas, da una sensación emocional diferente que quizás sea más fácil pasar y contar 26 veces que no 42 que son los km.

Otro aspecto que me impresiona es la cantidad de policía que protege este evento, miles de policías, que incluso son parte de la animación activa del NYM, es increíble ver sus rostros, están ahí para ti por ti para que te sientas seguro y más allá te animan, te guiñan un ojo, te aplauden, te sonríen y eso vale mucho.

Van pasando los km y cada vez me convence más el formato de esta gran carrera y el porque de su éxito, esta maraton no es una competición, es una fiesta del running, es un homenaje al running, es una oportunidad para vivir nuestro deporte, en una ciudad mágica, que cree en este evento como buque insignia e identidad del Turismo Deportivo.

A modo de anécdota, NB (sponsor deportivo) ha entrado en NYM para los próximos 10 años a 5M$/año, sabéis lo que ha facturado sólo en Merchandising en los días de EXPO? 4,9M$. Un claro ejemplo del retorno que da a la marca un evento así.

Seguimos con la carrera/fiesta, a estas alturas sinceramente no veo muy acertado llamarle carrera, es realmente una fiesta y qué afortunados somos los que podemos vivirlo.

Cuando alcanzas la 5Avenida una cuesta de 1km de largo te hace sentir un doble sentimiento, por un lado no acaba nunca esta maratón y por otro tenerlo tan cerca y por fin llegas al Central Park, sólo quedan 3km pero el publico grita y grita y es una imagen increíble, Central para ahí y gritos y gritos y ver que ya llegas. Al alcanzar los últimos metros ver las gradas, las banderas en forma de pasillo y la finish line ahí frente a ti, increíble.

Por momentos deseas que no finalice ese momento, lo explicas y no parece verdad, pues así es, no deseas que finalice ese momento, esa experiencia, ese extasis en el que estamos inmersos. Pero llega y llega de un modo brutal, emociones, lloros, alegrías, gritos, todo finisher tiene un modo de celebrar ese paso por la Finish line. En nuestro caso fue muy bonito, Piluka sufrió mucho por la lesión y dolor de la rodilla, pero es “maña” y si se propone algo, no tengas duda que lo consigue, es perseverante, luchadora y sufridora, pero no cesa en el intento. Cruzamos la línea de meta y nos fundimos en un abrazo lleno de amor con un beso y lágrimas que lo decían todo. Un momento inolvidable ya en nuestras vidas, lo hicimos y lo hicimos juntos.

La verdad que si este deporte una es increíble, hacerlo en pareja y a mismo ritmo compartiendo todo es una experiencia única de la que estoy muy feliz pues pocos pueden decir lo mismo.

Ya hemos cruzado la meta y la meta de NY no es una meta cualquiera, miras a tu alrededor y miles de caras sonrientes felicitándote, la medalla, las fotos,… Y el deseado poncho.

La meta es como otra experiencia que sumas al evento, los voluntarios te miran orgullosos de estar ahí, te aplauden, te sonríen y te regalan preciosas palabras que emocionan en ese momento: “god job” & “you did it” “congrats”

Es un momento bonito, todo terminó, todo llega, todo pasa, todo lo vivido, sufrido, se plasma ahí en la línea de meta.

Otra muestra más de lo que NY supone es ver como una vez pasada la línea de meta hay otro montaje más para el Turismo/Deportivo, Photocall para “postrero” poncho, bolsa, etc,…

Pasada la linea de meta y la euforia, es quizás el peor momento de ese maratón, pasas por una especie de carril (parecemos ganado) todos arrastrando los pies y con la cabeza cabizbaja en silencio y caminando como se puede en busca de la salida. NO exagero si quizás se camina unos 3 o 4 km hasta que se divisa la salida. Se hace eterno, triste, largo, agobio,… y sientes frío, dolor de tu cuerpo y demás. Por fin llega el famoso PONCHO, una capa con forro polar interno que te llega y cambia tu sensación, es algo tan agradable que todavía recuerdo ese momento como algo especial, por fin nos tapamos, por fin nos abrigamos y combatimos el frío y lluvia que nos estaba dejando ko.

Nos vamos al hotel y pese a la complicación de las calles llenas y abarrotadas de público y runners alcanzamos el hall del Hotel y qué bonito es también recibir los elogios de los ahí presentes y emocionarse de nuevo.

Una cosa única también impactante es ver a los finisher con la medalla colgada el día despues, por la calle escuchas congratulations, good job, y hasta recibes descuentos en comercios algo único de nuevo.

Ahora a por la ducha calentita y descanso merecido. Al rato de tumbarnos y mirar un rato las RRSS así como llamar a la familia y compartir nuestra alegría, decidimos acercarnos al restaurant donde estaba Rafa Vega y otros conocidos. Llegamos y nos damos un homenaje, burguer + cerveza + unas papas con alioli.

El viaje va cogiendo su fin y queda sólo una jornada para acabar de disfrutar de NY.

La verdad que ha sido un viaje inolvidable, un viaje que gracias al Running se convierte en increíble y único. Y digo esto pues ya visité NY hace años, pero está claro que el Running es desde hace 10 años mi forma de vida. Es mi pasión, es mi trabajo, es mi diversión, es mi vida.

Y eso es clave, la clave del éxito de la vida, la clave para tener claras las cosas, la clave para luchar por la felicidad.

Hace años corría y combinaba mi trabajo como director en una multinacional, era un runner popular pero me llenaba mi afición, me generaba una ilusión continua, llegué a dedicar mucho tiempo, gané carreras, alcancé marcas importantes (para mí) como 31’ en los 10k y 1:10:16 en la media maratón. Y ese estado de felicidad me llevó a plantearme dejar mi trabajo en la multinacional para hacer de mi hobby mi negocio.

Y así fue, en el 2008 decidí dejar todo para iniciar este proyecto personal y empresarial y hacer de mi hobby mi business. Sin embargo y cosas de la vida, ahora han pasado 10 años y nada tiene que ver con la idea inicial. Ahora apenas saco tiempo para entrenar, viajes, trabajo, reuniones, mis dos hijas,… pero ahora disfruto de otro tipo de running y quizás me guste más, ahora simplemente salgo a rodar cuando me apetece y puedo, no tengo ilusión por competir, pero si por hacer ejercicio, sentirme bien, pero me da igual si es un día a la semana como si son 4, simplemente cuando puedo y quiero, salgo a rodar, salgo a pasármelo bien y a disfrutar de este maravilloso deporte que es el RUNNING.

NY Marathon ha sido una experiencia única que me atrevo a decir que todo runner debe hacer una vez en la vida. Once una a life! NY Marathon es el homenaje, es la gran fiesta del Running.

Viva el Running

Juanan Fernández
@Juanan_running


Otros posts