LECCIONES DE VIDA A GOLPE DE PEDAL

Durante estos días, he recibido una gran lección de vida.....una de esas que no te dejan indiferente, de las que te sacuden por dentro y te hacen reflexionar.

Hace ya muchos meses, mi gran amiga Paula @vivircorriendo (a la que agradezco enormemente ofrecerme su blog en esta ocasión), me propuso participar juntos, en un nuevo reto muy especial que le habían planteado......pedalear hasta completar, junto a un equipo de otros amigos, los 117,7 kms que nos separaban de la meta de la clásica de MTB @orbeamonegros .... para apoyar una causa solidaria, en esta ocasión, concienciar de la necesidad de avanzar en la investigación contra el cáncer de mama metastásico que sufren multitud de hombres y mujeres de nuestro entorno.

Aquella idea original a la que me uní sin pensarlo y confieso, sin saber muy bien su alcance o en qué consistía, fue tomando forma hasta convertirse hoy, después de conseguir con éxito nuestro objetivo, en un proyecto real e ilusionante con vocación de permanencia, llamado @retos4cancer, que no es más.....ni menos, que la unión desinteresada (pero muy interesante) de un grupo de personas, amigos, con una calidad humana excepcional que, aunando deporte y solidaridad con grandes dosis de optimismo y compromiso, deseamos convertirnos en altavoz de referencia contra el cáncer, a golpe de retos y kilómetros. Una causa, detrás de la cual, hay un esfuerzo titánico de sus miembros y de la que, por suerte y con gran orgullo, ya formo parte.

Un proyecto, movido con la vitalidad de cinco personas que han padecido cáncer y que, con una actitud admirable y una energía desbordante, afrontan la vida con unas ganas y una ilusión que me han contagiado hasta llegar a emocionarme....

Estos héroes, porque lo son, están acompañados del resto del equipo, personas que, al igual que yo, hemos visto pasar de cerca esta enfermedad, haciendo sufrir a personas queridas y que, por ello, estamos dispuestos a seguir gritando el tiempo que haga falta, hasta que deje de hacernos daño.

En mi condición de deportista competitivo, estoy acostumbrado en cada reto, a lanzarme a alcanzar la
meta lo antes posible, luchando contra el crono, las pulsaciones, la fatiga, la mente....llevando el cuerpo al límite para conseguir un objetivo, objetivo para el que me preparo a conciencia, retos que conllevan mucho entreno y mucho esfuerzo pero que me compensan porque me hacen tremendamente feliz y me llenan de vida.

Sin embargo, en esta ocasión, no fue así ....al colocarnos con las bicis en la línea de salida, aparqué el crono, apagué el reloj y con él, desaparecieron los ritmos y la competición, me fundí en un abrazo de ánimo con cada uno de mis compañeros de equipo para desearle suerte y, a partir de ahí, lo único que me empujaba a pedalear, era la emoción y enorme satisfacción de poder cruzar y compartir la meta juntos, haciendo el mayor ruido posible, sin importar la condición física de cada uno. Éramos un equipo unido por una causa común, así empezamos y así terminaríamos..... como equipo. Pasaban los kms. y no dejaban de pasar por mi mente el esfuerzo, la resiliencia, el sentimiento y las emoción que hay detrás de la historia de cada uno de sus integrantes, su actitud ante la adversidad, las enormes ganas de vivir, las interminables sonrisas con las que responden a los golpes bajos de la vida, el coraje de plantar cara a la enfermedad.....

Lo que he vivido, sentido y compartido todos estos días con esta grupeta, cruzando el desierto de Monegros a golpe de pedal, disfrutando de interesantes conversaciones en la casa que compartimos o escuchando la normalidad con la que se trata este tema tan sensible...... es difícil de explicar y quedará almacenado directamente en la retina de mi mente y de mi corazón.

Toda esa gente, ya amigos especiales, me han agitado el alma, me han hecho crecer como persona, me han enseñado mucho sin ni siquiera saberlo, he aprendido de su forma de enfrentar el cáncer (así se llama esa terrible enfermedad, así la llaman ellos y ahora, así me atrevo a llamarla yo también), una actitud ante la vida que impresiona, que desconcierta por su ausencia de drama, una naturalidad que te sorprende y que cuesta imitar, ..... en definitiva, síntomas de una valentía que me ha obligado a parar, a reflexionar sobre las cosas que merecen la pena ..., caer en la cuenta de que el destino es algo que se hace y no con el que se nace, que cada día no es una cita con la vida para lamentarse de lo que uno no tiene o no ha conseguido, sino una única y nueva oportunidad de alcanzar los sueños, que tengo la obligación de superarme cada día y ser feliz, de disfrutar y valorar cada momento y, sobre todo, que cuando sales de tu yo y de tu zona de confort para ayudar a los demás, tienes la victoria asegurada y la satisfacción es inmensa.

He sentido la necesidad de compartir este sentimiento y mi admiración por todos ellos: Eva, Elly, José, Victor, Natalia -cinco superhéroes que pasean por la vida sin disfraz-, Paula, Juanjo, Manu, Nacho, Gonzalo, personas excepcionales dispuestas a todo, con tal de regalar sonrisas y cariño a la gente que lo necesita, Laura, Nacho, Samu, tip@s con un entusiasmo y entrega impagables que, desde fuera y sin hacer un solo km, sin embargo, los sentimos tan dentro del equipo como a nosotros mismos.

Todos debemos centrarnos en vivir, sentir, amar, disfrutar, reír, y, sobre todo, tener el coraje y la valentía para hacerlo....venga lo que venga.....aunque para ello, a veces haya que pagar peajes improvisados. Ese es el ejemplo que me llevo de este equipazo humano. Y para mí, el deporte es, sin duda, una excelente llave para conseguirlo.

Y desde el deporte, me uno incondicionalmente a esta noble causa que ha nacido contra el cáncer, para completar muchos más retos desinteresados juntos y seguir gritando VIDA contra la enfermedad....bajo un lema común “No te quedes parado. Cada km cuenta.... tu ayuda también“

Mi siguiente propuesta al grupo.... completar un triatlón olímpico.... ahí lo dejo!

Pepo Fuente
@pepo_sport_lhdb

-Equipo: @retos4cancer
-Imágenes: @samuel.rodriguezgarcia / www.dr1producciones.com
-Reto: Orbea Monegros, 28 abril 2018, 117,7km en bici por el Desierto de los Monegros para apoyar la lucha contra el cáncer de mama metastásico


Otros posts

viernes 14 diciembre
Así fue Tiempo de Mujeres, Women's Health
Leer el post